Las recetas no son sagradas

Las recetas son guías para lograr un plato o preparación. Siéntete libre y cómoda de reemplazar ingredientes y jugar según tus gustos o lo que tengas en la despensa y en el refrigerador. Por ejemplo, si no tienes tomillo, puedes utilizar orégano. Usa tu imaginación y paladar para crear en la cocina.